Historia recopilada en Tabernas de DOL Amroth y Usulun

Obtenida y complementada en varias Tabernas de Dol Amroth y Usulun.

Recopilada y transcrita por Tirrin en su “Usulunis en el Folclore Popular”.
Dicho manuscrito se haya en La Biblioteca de Usulún, edificio propiedad de la Villa de Usulun.

Asedio a la Colina de la serpiente.

Os contaré la Historia del Yunque de Usulun,
un arma extremadamente pesada forjada
para un brazo con una fuerza sobrehumana,
creado por y para maese Din, protector de Usulun.
Y fue en una gran batalla donde confirmó su valía,
donde realizó su bautizo de sangre negra.

En el interior de la colina de Creb Durga,
la también llamada Colina de la serpiente.
Bastión del milenario Señor de la Guerra Ardagor,
Hogar de hordas de Orcos, trolls y otras oscuras criaturas.
Durante años estuvo oculto dominando con sigilo
el territorio del antiguo reino de Cardolan,
ocultándose de las miradas de los vigilantes,
los montaraces del Norte.

Pero Ardagor contaba con alimañas como espías
y había acabado con muchos montaraces para
ocultar su localización y sus intenciones.
Con esa información decidieron el ataque.
El crudo invierno actuaría como su blanco aliado.
Berethar, lugarteniente de Aragorn, decidió
actuar e intentar acabar con esa guarida
de oscuridad dentro del territorio protegido
por los montaraces del norte, así que, localizaron y
Llamaron a muchos de sus hermanos y a sus aliados.
Y entre ellos estaban los Usulunis.

Una vez reunidos los montaraces y algunos aliados,
observaron los movimientos del enemigo,
se localizaron torres de vigilancia,
una mina de oro fuertemente defendida,
un pueblo que dominaba un cruce de caminos
y muchas entradas a la Colina de la Serpiente.
Se descubrió una colina coronada por un bosque,
un gran Bosque Antiguo, Oscuro y Vengativo.

Una noche sin luna ni estrellas fue la elegida,
Se dividieron en grupos de diez guerreros,
A cada grupo se asignó su punto de entrada.
El factor sorpresa era su perfecto aliado.
Una entrada junto a una torre fue designada a los Usulunis.

Al entrar encontraron el aire viciado,
grandes setas expulsaban un acre polvo rojo
que hacía dificultosa y ardiente la respiración.
Hallaron un pasillo por antorchas y una gran puerta.
Una gran puerta coronada por orificios,
orificios que expulsaban gran cantidad acre polvo.
Con cada oleada de polvo las antorchas crepitaban
E intesificaban su luz y las sombras bailaban.

Pero al acercarse se oyen palabras de poder.
El pasillo se tornó un infierno de llamas y calor.
Los Usulunis logran salvar sus vidas de milagro,
Corren hacia la puerta y maese Din rompe los goznes,
la puerta cae y deja al descubierto un ser pequeño,
un ser no muerto de tamaño de un enano adulto.
Fangril reza a Varda y con una mirada de sorpresa
El ser desaparece como arrastrado por el viento.

Tras él un pasillo y un rastrillo bloquean el camino.
Y en el pasillo arpilleras laterales y dos puertas.
Un gran estruendo llega desde el pasillo a sus espaldas.
Gritos en lengua oscura que exigen sangre y muerte.
Los Usulunis deciden entrar en las arpilleras,
se ocultan y los orcos llegan sedientos de sangre.

Pero en ese instante escuchan en sus mentes una voz,
una voz que les exige rendirse y entregar sus armas.
Exigencia que ignoran y se aprestan al combate,
para vender caras sus vidas, ante los orcos
Deciden arrojar una piedra de fuego al pasillo.
Esto provoca una llamarada que hiere y deslumbra.
Deslumbra durante minutos a sus atacantes.

Esto les permite salir a subir el rastrillo.
Dolin y Din se dirigen all rastrillo mientras
el resto les cubre con sus armas a distancia.
Cuando suben el rastrillo para poder escapar,
un zumbido resuena en la caverna y un virote vuela,
vuela e impacta en Din justo cuando pasaba al otro lado.

Fangril, el devoto, se encarga de atender a Din mientras
Maese Dolin, Forrak, sangresucia. y Gulthar ,el ágil,
abren hueco ante los orcos para poder combatir.
Sunthas y Adrahil mantienen a los del otro lado.
Tras los cuidados de Fangril, Din bloquea el acceso
Y ayuda a luchar a sus compañeros en vanguardia.
El pasillo se vuelve oscuro y resbaladizo,
avanzan lentamente con sufrimiento y sangre,
ante el cansancio, Adrahil decide añadir fuego,
lanza una piedra de fuego al fondo del pasillo
y la caverna explota en llamas arrojando al suelo
tanto a Orcos como a los Usulunis, pero
Los Usulunis se alzan con rapidez y avanzan prestos,
acabando con los enemigos caídos ante ellos.

Los Usulunis siguen el pasillo hacia el interior
de la Colina y hacia una posible salida,
localizan el final del túnel y encuentran que se abre
en una especie de caverna, y desde su posición
ven a dos figuras que parecen esperarles,
Una de ellas muy conocidas por todos, Fercha
El lobo espíritu que acosa a Gulthar el ágil,
la otra figura es alta y con los brazos muy largos,
Adrahil y Fangril la reconocen como Rabambor,
Comandante de los ejércitos oscuros de Angmar,
Y portador de Slarner el Hacha Roja asesina
de muchos nobles y guerreros de Cardolan y Rhudaur.

Pero no estaban solos, Adrahil detecta más trolls
apostados cerca de la entrada de la caverna.
A una señal de Rabambor los Trolls atacan, son diez.
Se oyen las voces de Fangril y Adrahil, y siete Trolls
disminuyen su velocidad y estorban al resto.
Sunthas Escudo quebrado saca su negro arco
y derriba a dos, con sendos disparos mortales;
Adrahil, el certero, derriba a otros dos objetivos.
Mientras Maese Dolin, Din, la muralla de Usulun,
Y Gulthar, el ágil, se colocan en vanguardia.
La batalla se hace intensa y los golpes llueven.
A su Espalda Adrahil escucha gritos y al girarse
puede ver a dos grandes figuras que se acercan.
Las reconoce como Darg y Ashtor lugartenientes de
Rabambor en las batallas de Cardolan y Rhudaur.
Y entonces, Rabambor entra en batalla, encara a Din,
alza a Slarner y se dispone a teñir su hoja.
Pero al descargar su golpe en busca de roja sangre…

El yunque de Usulun, un pesado martillo de guerra,
obra maestra forjada en Mithril por Maese Din,
se interpone en su camino se escucha un gran estruendo,
un viento sacude el pasillo y una intensa luz rodea
a los combatientes sin diferenciar bandos.
Cuando la luz se atenúa los Usulunis pueden ver…
A Rabambor sosteniendo el astil de Slarner
con mirada sorprendida y tras varios segundos…
corre en dirección a la caverna mientras los Trolls huyen.

Huyen en desbandada aunque son derribados por
los Usulunis, al igual que Darg y Ashtor, aunque
Rabambor huye y los Usulunis lo persiguen.
Y al llegar a la caverna se encuentran con otros,
otros grupos de combatientes y entre ellos reconocen…
A Golfindel, el de dorados cabellos, combatiendo
junto a Ascarnil, el sigiloso, otros montaraces
y otros de las bellas gentes luchando hombro con hombro.

Y este fue el fin de la Colina de la Serpiente,
Aunque no se halló a Ardagor, que escapó en la confusión,
su poder quedó mermado y sus huestes masacradas.
No se volvió a saber de él ni de sus conspiraciones.
Este lugar fue el final del Slarner el Hacha Roja
Y con su final… Muchas almas encontraron su venganza.

Anuncios

Cantico de combate de los Usulunis

La oscuridad me rodea e intenta oprimir mi corazón.
Mis enemigos gritan para quebrar mi templanza.
El fuego de sus ojos busca mi sangre caliente.
Mi alma parece sufrir ante sus crueles ataques.

Pero me hayo aquí rodeado de mis hermanos de armas,
mi espiritu se fortalece, mi alma se apresta a luchar.
mis armas vibran, mientras las empuño, exigiendo
la sangre negra de aquellos reclaman nuestras vidas.

No nos sentimos sólos, una presencia nos rodea,
son aquellos que añoramos, aquellos que estan lejos,
aquellas tumbas bajo cinco lanzas en la colina.
Todos los habitantes de Usulun estan con nosotros.

Y ante la posibilidad de encontrar aqui la muerte.
mi mente me hace recordar lugares mágicos.
Como las aguas milagrosas de un lugar sagrado,
guardado por siete piedras grabadas con espirales.

Mi corazón no  desfallece ante esta maldita oscuridad.
Desde mi pecho se abre camino un canto atronador,
mi brazo se fortalece y el cansancio se esfuma.
Por que si mi fin se acerca… que sea junto a mis amigos.

Sunthas(sólo):

Al caer,Usulunis, nos reuniremos otra vez,
junto a los camaradas caidos, en los salones de Varda.
Y la Victoria, compañeros, será al fin completa.

CARTA A LADY GRAJO DE ESPINONEGRO, MIEMBRO INSIGNE DEL CONSEJO GOBERNANTE Y SEÑORA DE USULUN

Estimada Lady Grajo

Me dirijo a usted para rogarle protección a cuatro huérfanos de la casa  NIDAR-BÂIK y de su anciana Aya Indabêth, su padre fue ajusticiado hace ocho años por una falsa acusación de traición, por oponerse directamente a las maquinaciones de la, entonces poderosa, Dama Ethudil y su cohorte de aliados.

Durante estos últimos ocho años los he mantenido ocultos en una de mis haciendas, alejados de la corte y sus intrigas, para mantenerlos con vida. Las posesiones de su familia fueron confiscadas y durante un tiempo fueron buscados por los afines a Ethudil para borrar toda prueba y resto de la familia NIDAR-BÂIK.  Pero ya siendo, como son jóvenes me preocupa que hagan una locura por vengar a su padre y restablecer el honor familiar, desbaratando nuestros planes para conseguir tales acciones de manera política.
Es por esa razón que os solicito, os ruego, acojáis a estos jóvenes como vuestros protegidos, y que los instruyáis, si fuera posible en las artes y dotes de mando y liderazgo propias de un dirigente ecuánime y justo.
La hija mayor Mînâ de 19 años es una bella joven que ha descubierto el camino de la curación, en cuyas artes algo he podido encaminarla, aunque mis conocimientos en este campo no son muy abundantes, sin embargo el poder dentro de ella es muy fuerte, ojalá el sabio Camlan tenga a bien aceptarla bajo su tutela y guía.
La pequeña Anâth de 16 años posee una belleza distinta a la de su hermana, sus ojos grises están ávidos de conocimiento, en estos años ha terminado la pequeña biblioteca que poseo en la hacienda, con lo que hice llevarle más tomos desde mi casa en la ciudad. Si fuera posible y si todavía se encuentra en Usûlun, os rogaría la pusierais en contacto con el sabio Aeghen, para poder encauzar el ansia de conocimiento.
Los gemelos  Nâte y Nâlo son chicos robustos de 17 años de ojos vivaces y escrutadores, de carácter afable y leal, poseen la impulsividad de la juventud; aprovechando la situación los he estado instruyendo en la lucha cuerpo a cuerpo, la espada y el escudo, donde han demostrado compenetrarse en gran manera. Aunque he tenido que refrenarlos por querer volver a la ciudad y vengar a su padre. Os solicito, para calmar sus energías y templar su carácter, que sean incluidos en el adiestramiento de la guardia de Usûlun.

Os ruego encarecidamente que aceptéis a los jóvenes que describo en mi carta, se que os sorprende, pero el cuidado de ellos es una penitencia que me he impuesto por no conseguir proteger al príncipe de las conspiraciones de la Dama Ethudil y por sobrevalorarme en mi cometido, cometí un error y un hombre, que era un verdadero defensor de Dol Amroth, fue llevado al cadalso y ajusticiado por un crimen que no cometió.

Espero con anhelo su respuesta.

AMONDIL Escudero de IMRAHIL II Príncipe de DOL AMROTH

Correspondencia Oficial de Usulun, Tomo I

Creado a Sugerencia del Sabio Aeghen, para tener constancia de las relaciones comerciales de Usulun

“DEL PRINCIPIO DE LA CALAMIDAD DE LA FAMILIA NIDAR-BÂRIK”

“Escribo estas palabras gracias a la compasión de uno de mis carce-leros, según me cuenta su padre murió defendiendo al mío, en uno de las escaramuzas de los malditos piratas de Umbar, por ese sacrificio mi padre habría movido sus influencias para que su primogénito entrara como funcionario de la corte”…

…”Veo en sus ojos que el deber de ayudar al hijo del hombre que le dio un futuro prospero, y la duda de estar ayudando a un traidor. Lo comprendo, yo también creería las acusaciones que me imputan, aunque sé que son falsas.

Ojalá volviera a aquel maldito día. No, no caeré en el arrepentimiento, mi padre dio la vida por esta ciudad, una ciudad que ha existido desde el principio de las Eras, DOL AMROTH”…

…“En estas líneas intentaré relatar los principios de mi calamidad, calamidad que me ha llevado a prisión y a una condena a muerte por traidor. Traidor por defender, esta, mi querida ciudad de las maquinaciones de una mente maquiavélica y retorcida”…

…”Fue sólo el retazo de una conversación lo que me puso en alerta, me paseé por los puestos de guardia que hasta no hace mucho visitaba con mi difunto padre, antiguo capitán del ejercito y miembro de la guardia de la ciudad, pero me extrañó no conocer a los sargentos, uno dos a lo sumo; cosa rara tan sólo han pasado 5 años desde su fallecimiento. Siempre que visitábamos estos puestos encontraba antiguos soldados que habían estado a sus órdenes, ahora mandos o sargentos veteranos de la guardia. Sólo encontré a uno, durante un momento pensé que se acercaría a saludarme, pero me miró y me rehuyó, algo que me dejó un mal sabor de boca, así que para olvidar esa sensación, me dirigí a mi lugar preferido de la ciudad, EL MERCADO ”…

…”Hoy me ha venido a la memoria los largos paseos que hacíamos mi difunta esposa y yo por el mercado, algo poco usual para gente de nuestra categoría, pero en aquel lugar donde los ruidos y los olores se mezclan en una eclosión de sentidos, era allí donde, tras la muerte de mi esposa, me dirigía a recordarla, en ese lugar la sentía a mi lado y me reconfortaba; y fue precisamente allí donde me abordó Arik, aquel sargento que meses antes me había rehuido en mi visita a la guardia, su contacto me sacó del recuerdo de mi esposa.

Me indicó con la mirada que lo siguiera, me condujo por calles silenciosas y desiertas, hasta llegar a un rincón oculto de miradas indiscretas, y allí me habló de cómo buenos hombres estaban siendo despedidos y sustituidos por otros de no muy buena reputación, también me comentó que aquellos que se quejaban eran retirados del servicio y licenciados obligatoriamente.

Estas declaraciones hicieron que mis sospechas tomaran consistencia. En mis ratos de inactividad me dediqué a seguir a distintos miembros de la guardia. Con cara de hastío me dediqué a seguirlos, en su total confianza de que nadie estaba pendientes de sus pasos ninguno miró a su espalda, a casi todos los que perseguí acabaron en una tienda de costura que se estaba poniendo de moda en la corte y, que según indagué más tarde, estaba regentada por la mismísima hija de la dama Ethudil”…

…”Pasaron meses y la idea de una conspiración se hizo cada vez más clara, más de una vez entré en la tienda de costura para mostrar interés por sus ropas e incluso compré varios, en algunas ocasiones, mientras estaba presente, entraban miembros de la guardia para entregar cartas o paquetes, algunos de dudosa procedencia, uno de ellos me llamó la atención, una caja oscura con grabados, aunque sólo puede vislumbrarla unos segundos un escalofrío recorrió mi espina dorsal, y no fui el único, el guardia que la trajo llevaba reflejado el terror en su rostro, aunque esta impresión la descarté rápidamente debido a la tensión de estar en el punto donde creía que se estaba fraguando algo no muy legal, aunque la cara del guardia se me quedó grabada”…

…”Y eso fue lo que expuse ante el consejo, que la dama Ethudil y sus aliados conspiraban, y que todos los cargos de la guardia de la ciudad estaban comprados con sobornos y que los que ocupaban los cargos anteriormente habían sido licenciados sin motivo alguno, veteranos que habían derramado su sangre por la defensa del reino y que habían demostrado su fidelidad al reino, estaban siendo tratados como escoria y a esa escoria se le estaban dando cargos importantes en la defensa de la ciudad.

Y ¿Cómo fue recogida mi acusación?, como si la hubiera presentado un autentico  desequilibrado, y la culpa fue mía por no recopilar informes más consistentes que probaran mis acusaciones. Tan sólo pude hacer partícipe de mis dudas al consejero Amondil, y él me recomendó precisamente eso, que recabara más información, pero mis prisas me jugaron una mala pasada”…

…”Y ese incidente fue el inicio de mi calamidad, porque al salir del consejo tras mi exposición, fui detenido por la guardia y conducido a los calabozos de la ciudad, como un vulgar delincuente, y sin posibilidad de avisar a mis queridos hijos”…

…”Más tarde supe que alguien había avisado a mi familia y fueron trasladados a otro lugar, evitando así que, por el momento sigan el camino de su malogrado padre”…

…”Ya llevo varios días aquí, y no sé nada de mis hijos, hoy me han venido a interrogar el Escudero Amondil y varios nobles afines a la Dama Ethudil, por fortuna los he escuchado y he ocultado este diario, me han estado interrogando sobre mis conocimientos de las acusaciones vertídas en el consejo, incluso varios de ellos me han golpeado, aunque podría haber recibido más golpes si no hubiera intermediado el Sr. Amondil ”…

…”Hoy se han presentado varios nobles, su misión notificarme que se me acusa de traición y se me ha condenado a muerte y me exigen que informe del paradero de mis hijos.

Por la tarde se ha personado en mi celda el mismísimo Escudero, estaba apesadumbrado, él me ha informado de que fue precisamente él  quien mandó por mis hijos y los ocultó con lo que pudieron recoger de la casa”…

…”Espero que Nâte y Nâlo recordaran donde  escondía el dinero para las urgencias, y que no olvidaran el escudo de Armas de nuestra casa, desgraciadamente el sello de mi familia está en mi poder y el colgante de mi amada esposa en mi cuello. Se lo he dado todo al Escudero Amondil y él se los hará llegar a mis hijos, tengo su promesa”…

…”Estas son mis últimas palabras, el Escudero me ha informado hoy que la acusación ha sido presentada ante el Príncipe, respaldada por la Dama Ethudil y esta ha presentado pruebas y testigos que dan consistencia a su acusación. Se ha dictado sentencia y como yo ya sabía, la pena es la muerte, debido a mi sangre noble se me decapitará.

Hijos míos recordad que sois para mí el mayor logro que he conseguido en mi vida y el tesoro más grande que jamás existió. Pero no lloréis por mí porque en breve me reuniré con mi otra mitad, el corazón que me falta desde hace ya cinco largos años, mi bella esposa Nithil, ella me acompañara en mi corto camino al cadalso.

No dudéis que os tendré en mi pensamiento durante estas horas que me quedan de vida y rogaré a nuestros antepasados para que podáis volver a restaurar el honor de la casa NIDAR-BÂRIK.

En los momentos de desesperanza, duda y peligro, recordad que vuestra madre y yo estaremos a vuestro lado ayudándoos, manteneos firmes y unidos, y cuidad los unos de los otros.

Rezo para que tengáis una larga y prospera vida. Vuestro padre que os quiere.

Unath Señor de la Casa NIDAR-BÂRIK”.

Extracto sacado del diario escrito por el Sr. Unath en los calabozos de la ciudad de DOL AMROTH. Facilitado a la biblioteca de Usulun por los Herederos de la casa NIDAR-BÂRIK y el Escudero Amondil.

Escudo de Usulun

Escudo de Armas Este es el Escudo de Armas de Usûlun, consta de un escudo torre partido en diagonal de Plata y Gúles, sobre el campo de Plata aparece un Roble de plata y esmeralda en representación del árbol sagrado de Set Mainen, con un lazo negro en su tronco que simboliza el recuerdo del perdido Reino de Arnor y la lucha de los Montaraces del Norte.Y sobre ese árbol una Estrella de plata.

En el campo de Gúles se ve un martillo de guerra, que simboliza el hermanamiento con el pueblo enano y en representación a la comunidad minera de dicha raza. Rodeando el martillo aparecen seis estrellas de plata que junto con la que se muestra encima del roble representan la Fé del pueblo de Usûlun a Varda y su compromiso con ella.

Escudo y emblema de Usulun

El Emblema de Usulun consta de un Escudo Torre, en memoria al arma más mortifera de los templarios. Sobre fondo, separado en Diagonal, verde y blanco en señal de hermanamiento entre las tierras de Rohan y de Gondor.

– Siete estrellas de plata, señalan la importancia de Elbereth, en la vida de los Usulunis.
– Un árbol de plata en recuerdo a las ruinas de Setmaenen y sus maravillosas aguas.
– Rodeando el tronco del árbol de plata una banda de duelo recuerda al desaparecido Reino de Arnor como Símbolo del hermanamiento con los Montaraces del Norte.
– Un Martillo de oro que simboliza la unidad con el pueblo Enano.

En una fría mañana de Febrero El estandarte de Usulun ondeó desafiando al viento y al frío y todos los presentes recordaron a sus amigos ausentes, el maestro Dîn, el alegre Gulthar, el piadoso Sunthas, el fiel Adrahil y el imprevisible Fôrak. Y de todas las gargantas surgió un canto que inflamó sus corazones y se elevó al cielo, rogando a la dama Elbereth que sus amigos estuvieran sanos y salvos.

Adrahil Belzagar, Montaraz del Norte


Mi nombre es Adrahil Belzagar y soy un Montaraz del Norte. Desde que Aranarth se convirtiera en el primer Capitan de los montaraces del Norte, han pasado más de mil años, mil años de Paz Vigilante; como conocemos a este período que nos ha tocado vivir y es precisamente eso lo que me urge a buscar respuestas.

Han llegado rumores de comerciantes en los que se informa que Gondor esta desmantelando sus ciudadelas en el norte por falta de suministros y por los ataques de los orcos, cada vez mas importantes y violentos, se nos ha reunido en el acuartelamiento de la cuaderna a todos aquellos que nos encontrabamos cerca. Se ha decidido enviar a varios de nosostros hacia el este para comprobar la veracidad de dichos rumores; como desgraciadamente cada vez somos menos dunedain, las filas de los montaraces del norte son escasas, por lo que se ha decidido enviar a tres grupos para confirmar la veracidad de esos rumores. Uno, compuesto de dos montaraces, se dirigirá a Rivendel para averigüar si los elfos pueden darnos más información, tras conseguir la información uno de esos dos montaraces volverá a casa para informar; el otro se dirigirá a las montañas al Paso Alto y de alli hacia el vado de la Carroca a verificar si ha habido incursiones tan al oeste como para tener que preocuparnos de las ruinas de las fortalezas de Angmar, debemos evitar que el mal que asoló y erradicó el reino de los Hijos de Anarion vuelva algún día a resurgir. Tras llegar a la Carroca regresará para informar a nuestro pueblo.

El segundo se dirijirá a las tierras de Rohan, alli recabará información tras esto uno de los miembros del grupo regresará y el otro irá explorando las riveras occidentales del Anduin en busca de rastros de movimientos orcos en la zona y si estos se dirigen hacia Angmar, realizando una ruta de abastecimiento y refuerzos a las tropas destacadas alli. Llegando hasta el vado de la Carroca. Intentando reunirse con el miembro del primer grupo.

El tercero se dirijirá a la capital del Reino de Gondor, uno de ellos intentará hablar con personas de relevancia de Gondor, mientras que el otro se dirigirá a la fortaleza más al norte de la que tenga constancia para verificar la información de primera mano. Una vez terminada su misión retornarán.

Tras elegir a los componentes, se les informo de su misión. Fui incluido en el segundo grupo mi misión es llegar como ultimo objetivo al Vado de la Carroca, y tras esto volver hacia el hogar a través de las montañas junto al miembro del primer grupo. En el caso de que obtuvieramos información de movimientos de tropas tendria que dirigirme hacia el norte para poder localizar y cuantificar esas tropas.

En la primavera del año 2990 sali del pueblo de Bree en dirección a las llanuras de Rohan. Nos dirigimos hacia el camino verde, pasando por las quebradas del sur y siguiendo el camino hacia el rio agua gris, lo cruzariamos por Tharbad. Tras dos semanas de viaje llegamos a nuestro destino y nos preparamos para cruzar el río. Esta seria la parte más fácil del viaje.

Tras cruzarlo, seguimos el camino del norte en dirección al vado del Isen, hacia el paso de Rohan. Al cabo de un mes llegamos al paso, la segunda noche tras cruzar el paso tuvimos una extraña experiencia, localizamos las huellas de un grupo de orcos, aunque las huellas tenian algo especial, cosa que nos lleno de curiosidad seguimos al grupo para ver que hacian los orcos tan al oeste. Vislumbramos un grupo de unos 12 orcos pero… ¡a la luz del día! Se dirigían al noroeste, pero nuestra misión era muy importante y decidimos informar a los soldados del rey Theoden.

Cruzamos el Folde Oeste, divisando algunos de los pueblos que salpican dicha zona de Rohan, y nos encaminamos hacia la capital, la ciudad de Edoras. Al llegar a las puertas notamos cierto recelo de nosotros, desgraciadamente algo normal.Tras preguntar a los centinelas por el capitan, nos aprestamos a seguir sus indicaciones. El capitan, un tipo rudo y poco confiado no estuvo muy habalador al principio pero tras abandonar los prejuicios por nuestro aspecto, nos informo que habian tenido una serie de escaramuzas con orcos y que habian sido a plena luz del dia, que esos orcos eran extraños más corpulentos y rápidos que los que estaban acostumbrados a ver en la frontera y que no sabian como habian podido llegar tan al oeste esquivando las patrullas de rohirrin. Nos agradeción la información sobre el grupo avistado y nos indicó donde podriamos descansar.

Tras hablar con el capitán de la guardia nos aprestamos a buscar la manera de entablar conversación con algún miembro de la corte del rey Theoden, ya que intentar hablar con él seria más que imposible. Tras hablar con su consejero este nos informó que las escaramuzas eran las normales, tan sólo que los soldados se habian acostumbrado a no trabajar y que estaban perdiendo su marcialidad. Tras esto nos despidió alegando que el rey estaba muy ocupado en cosas importantes.

Nos fuimos a descansar y acordamos que a la mañana siguiente intentariamos indagar más información entre los soldados y el pueblo.

A la mañana siguiente nos separamos y estuvimos toda la jornada recabando información, en el almuerzo nos volvimos a encontrar; parecia que el consejero del rey no disfrutaba de la simpatia del pueblo, ya que estos decian que estaba envenenando la relación del rey con su pueblo, y que el rey siempre encontraba un momento para sus subditos y para montar a caballo y que poco a poco estaba abandonando esas cosas, cosas importante para un hombre de Rohan. Por lo que se sabia esto habia llevado a discusiones con el hijo del rey y con su sobrino.

También descubrimos que las informaciones del capitán eran ciertas habia habido ataque en el interior de Rohan, y casi siempre en el Oeste. Algo muy raro para que el rey Theoden no prestara atención. Tras pasar tres días en Edoras mi compañero de viaje emprendio el retorno y yo me dispuse a reponer las provisiones para un largo camino.

Tras ese tiempo en el que reuní viveres para el camino, me dirijí hacia el rio entaguas para cruzarlo por el vado de los Ents, al llegar al vado localicé entre sus aguas cantidades inusuales de ramas, la gran mayoria cortadas y eso me llamo la atención, así que cambié de dirección y me dirigí hacia el noroeste del vado hacia el bosque de fangor.

A sólo 3 horas de camino desde el vado de los ents, pude apreciar huellas en las llanuras pero sorprendentemente venian en mi dirección cosa que aumento, aún más, mi curiosidad. Esas huellas parecian de orco, pero tenian diferencias apreciables; eran parecidas a las que habiamos encontrado al cruzar el paso de Rohan.

A tan solo media jornada del bosque de Fangorn empecé a escuchar ruidos atronadores que me hicieron ser más cuidadoso en mi camino, a una hora antes del ocaso llegue a una pequeña loma, deje mi montura y me arrastre por la loma para vilumbrar, lo que debia ser el linde del bosque, pero aprecié que faltaba una linea de casi 15 metros del linde del bosque, toda esa linea habia sido talada, y no me costo mucho encontrar a los causantes de eso.

A unos 600m de mi posición pude ver a varios grupos de orcos que se estaban empleando a fondo en su tarea de talar arboles, también pude apreciar diferencias fisicas entre ellos, algunos los que parecian disponer de un cierto liderazgo eran mucho mas corpulentgos y anchos no la tipica apariencia achatada de los orcos estos parecian más erectos; el grupo estaba preparando las hogueras para mantener el trabajo durante la noche.

En ese momento se estableció una pequeña rebelión entre el grupo que talaba y el q preparaba las hogueras, al final el grupo de los leñadores se dirigió hacia lo q parecian sus pertenencias y se encaminó hacia el este, volvi sobre mis pasos y trankilice a mi montura para q no descubriera nuestra posición. Los segui durante una hora o dos, has ta q de repente fueron atacados por una de las patrullas de los Rohirrin, cojieron a los orcos por sorpresa pero se repusieron bien al desconcierto y cerraron filas, no fue una victoria fácil para los Rohirrin.

Preferí no darme a conocer y me dirijí hacia el vado, a la mañana siguiente me encontre al otro lado del entraguas, y al mirar atrás pude ver una columna de humo donde se habia producido la batalla. Buena opción el quemar los cuerpos de los orcos, no sirven ni para los carroñeros de las llanuras.
Tras esto me dispuse a controlar las orillas del anduin para localizar por donde habian podido pasarlo, ya que por el este el rio estaba estrechamente vigilado por los hombres de Gondor y las patrullas de los rohirrin, pero ¿que pasará más al oeste?, ¿acaso los orcos han encontrado un vado desprotegido o han atacado a aquellos que los vigilan?

Me dirijo hacia la carroca siguiendo el margen del rio, sólo espero no tener muchas dificultades. Sólo tengo una duda, he de pasar por el reino de Lorien, tendre que rodear el bosque nadie puede entrar sin invitación en el bosque de la dama Galabriel.

Mi camino se ha hecho más largo de lo que esperaba, tuve que esquivar patrullas de trasgos algunos a pie y algunas patrullas de wargos en la zona nor-oeste del camino que sigue el Anduin, al norte de los campos gladios.

Esto me inquieta, es muy posible que las hordas del mal esten preparando algún ataque a gran escala, nuestra misisón cada vez se hace más vital. Espero que mi compañero de armas haya encontrado un camino más libre.

Tras muchos meses llegue exhausto a mi destino, mi montura piso un hoyo y se partió una pata, estuve a punto de perder la vida, tuve que hacer la mitad del camino a pie, esquivando patrullas y alimentandome de frutas silvestres. Tras varias semanas de espera y recuperandome en aquellas tierras llegaron noticias de una gran ejercito que se estaba organizando al otro lado del vado de la carroca. Por fortuna mi compañero también se habia retrasado y llego a la carroca a tiempo de conocer dichas noticias. Debido a que todavia necesitaba tiempo para recuperarme fue él el encargado de regresar con las noticias, tras haber repuesto fuerzas.

Mi nueva misión era ver ese contingente recibia refuerzos, así como verificar su destino. Y en eso estoy…