El Escudo Quebrado.

 

El terrible golpe…aun lo noto, aun veo como los enormes brazos alzan el martillo en su mortal arco y descarga sobre mi escudo el golpe. Aun siento como mi brazo cede, aun siento como mi cuello se quiebra. Una y otra vez, una y otra vez,….veo descender el terrible martillo…a veces por instinto intento levantar mi brazo, como si aun portara el escudo, pero mi brazo se ha vuelto debil y mi escudo esta quebrado. Rememoro ese momento una y otra vez…..una y otra vez…. a cada momento… No pense que una criatura pudiese acestar un golpe tan poderoso…si en este punto de nuestro camino nos enfrentamos a este anemigo…que nos deparara futuras batallas? que hare para proteger a mis compañeros si les he fallado en esta? como tendre el valor de levantar de nuevo mi escudo para protegerles?….siento como el dolor desgarra mi alma…pero este dolor no lo sanara el descanso.

Como debo sentirme si para lo que me he estado preparando durante toda mi vida, para lo que naci,  he fallado ? como debo sentirme si pensando que fui otorgado  con el don de Varda con un proposito, he fallado en tal cometido? que fui bendecido con un don que es inexistente…siempre pense que el destino de un hombre es forjado por sus acciones… y si  el destino que crei para  mi no es tal, quefue  una fantasia de Sunthas Templario de Varda? que no fui dotado de ningun don, acaso soy merecedor del titulo de maestro de escudos? ….BAH! …ese es un titulo que no volvere a usar y en ningun momento ni fui merecido de tal. El nombre que el maestro Dîn le dio a su martillo de mithril, Yunque, deberia ponermelo a mi, pues asi me senti, como un trozo de metal golpeado por el habil herrero, moldeado  a su voluntad.

No aceptamos la mision de Dolin con la esperanza de la recompensa, sino por ver de nuevo el fuego de una forja en su hogar, por devolverle lo que fue arrebatado, si he fallado tan lejos de nuestro destino…Miro mis manos, antes se alzaban orgullosas y fuertes, ahora las veo debiles y viejas…impotentes…

Lo soporto, soporto el dolor de mi brazo, los pinchazos en mi cuello…se que el combate acabo, los misteriosos refuerzos resultaron ser amigos de Adrahil, primeros nacidos aliados de los montaraces. Palabras sueltas entendi en el bello idioma cuando hablaron con Adrahil, mientras Fangril se arrodillaba junto a mi, nuestro joven clerigo. Fue gracias a ellos dos que les debo mi vida. No fue Sunthas Templario de Varda quien les defendio, fue Sunthas el Escudo Quebrado quien fue derrotado de un solo golpe, otras veces he caido pero nunca de formas tan aplastante….es este dolor de impotencia por no poder defender a mis amigos es lo que no soporto, el golpe del semigigante no solo rompio mi cuello, quebro mi escudo…quebro mi alma.

Este traqueteo me impide conciliar el sueño que tanto anhelo, me mantiene en el fino velo de la inconsciencia, donde el tiempo desaparece por compelto y durante unos breves isntantes me hacen recordar lo que fui y lo que deje se ser, y lo que soy… Nunca desee gloria, ni honor, ni riquezas…desde que naci, quizas por causa de mi ceguera, mi unico objetivo en esta vida es la de proteger a los desvalidos, a los debiles, a los dolientes, que mi escudo fuese su refugio, su proteccion, su esperanza… he fallado y mi escudo esta quebrado. Como podre protegerlos? a mi pueblo…a mi familia..’.. que soy ahora sino un simple hombre el cual ha sido despojado de un golpe de toda esperanza…nunca me pense invencible, de hecho use toda mi habilidad con el escudo para intentar detener a la criatura…pero no basto…toda mi vida pensando en un objetivo y ese objetivo se esfumo en un instante.

No fui bendecido por el don que yo creia, si mi destino no es el de proteger…cual es mi camino? …. he caido en un oscuro pozo, mi alma llora…golpe tras golpe…solo la tenue luz de Varda me ilumina… quizas le he fallado? quizas no fui el elegido que pensaba?….

Este combate me arrebato algo mas que el escudo de mi brazo, me arrebato mi fin, mi destino, mis esperanzas …. No sere mas Sunthas Templario de Varda, sino Sunthas el Escudo Quebrado.

Mientras oigo las palabras de mis compañeros a traves del ritmico traqueteo de la improvisada pariuela, cierro los ojos…un pequeño brillo asoma…pero desaparece casi al instante. Mi cuerpo se relaja…ya no esta tenso, sin el peso de la armadura, sin el peso del escudo…quien soy?…solo soy eso…un escudo quebrado.

….oigo las palabras de mis amigos, de Grajo…pero son distantes… apenas audibles….me miro por ultima vez mis manos preguntandome …. cual es mi camino?…..

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: