Los tres Guardianes.

Retomo de nuevo mi diario, donde lo deje…ah! ya…en nuestro ultimo encuentro en la ciudad sumergida de Lond Daer, los usulunis y los golems. Ya os comente que despues de ese combate tuvimos que recuperar fuerzas y sanar heridas. Y continuamos con la exploracion de los tuneles.

Despues de una bifurcacion llegamos a tres pasillos, todos ellos como los anteriores, angostos y pequeños, incluso Dîn, debe encorbarse un poco, de todas formas no es de extrañar, para ser un enano es de gran corpulencia. Uno de los pasillos daba a una especie de colector de las alcantarillas, una extraña balsa de agua sucia y moho, donde seguramente llegaban las aguas de varias alcantarillas. Otro pasillo daba a una extrana abertura en el techo, que una vez abierta nos adentraba en una habitacion con un derrumbe, Dîn estuvo inspeccionando las paredes, la habitacion y el derrumbe, e incluso usamos la segunda vision, para descubrir el motivo de aquella habitacion y que podia haber al otro lado. Solo sacamos una conclusion, agua. Debo resaltar que Gulthar se obsesiono demasiado con ella, insistiendo en que detras de ella deberia haber algo, pero por mucho que mirabamos no encontrabamos indicios de ello, es mas, cualquier intento de liberar parte de los escombros conllevaria una avalancha mortal de agua. Pero el insistia, este Gulthar, a veces pienso que le pueden demasiado las riquezas y los objetos, aun recuerdo el incidente del Martillo, y lo que sufrio a partir de ese dia.

Despues de descartar esa habitacion y de no inspeccionar el colector, como insisti varias veces, decidimos ir por el pasillo principal. Pero detectamos algo extraño, unas voces, unos sonidos y nos pusimos en alerta, llegamos a descubrir tres presencias a unas decenas de metros, y muy poderosas, especialmente una de ellas.

Esos tres guardianes nos estaban esperando, de eso estoy seguro, cualquier paso en falso a partir de ese momento provocaria un combate no deseado. Retrocedimos y empezamos a pensar en un plan, no podiamos luchar en le pasillo, pues por las caracteristicas de estos, solo uno de nosotros podia combatir, y con mucha dificultad, contra tres adversarios muy poderosos. Hubo un momento de flaqueza, debo ser fiel a los acontecimientos, y Gulthar menciono el que deberiamos considerar la retirada. Yo me nege en rotundo, por muy poderoso que sea un enemigo puede ser derrotado tramando una buena estrategia, debemos llevar el combate a donde todos podamos hacer frente con las mejores facultades posibles. Gulthar a veces olvida quienes destruyeron al Portador del Martillo, quienes entraron en Dol Guldur y destruyeron el Martillo del Mundo Subterraneo, quienes caminaron por la Senda de los Muertos… Somos usulunis, y nosotros forjamos nuestro destino, nadie mas. Quizas yo tambien deberia pensar mas en mis capacidades, pero creia de todo corazon en la victoria, reconozco un enemigo poderoso, y por ello los respeto y nunca los subestimo, pero tambien se quienes somos.

Y asi fue como estudiando el terreno y nuestras posibilidades, establecimos un plan. El unico sitio donde podriamos combatir bien y hacerles frente era en el colector, ya que la sala era bastante amplia como para poder combatir todos. Debiamos solventar dos problemas, uno el del colector, que estaba lleno de agua y no lo habiamos inspeccionado, y otro el como atraer a nuestros adversarios, ya que la distancia era enorme.

Asi que decidimos inspeccionar el colector de agua, ya que pensabamos congelar su superficie mediante metodos poco comunes. Yo iba en cabeza, y detras mia Gulthar, en el momento en que me agache para empezar la exploracion del agua ocurrio algo curioso y en pocos segundos. Dos tentaculos salian disparados del agua en mi direccion a la vez que el sonido de la fabulosa, y yo diria que mitica, ballesta de Spa soltaba sus engranajes y dos pivotes salian desde detras mia penetrando en el agua, haciendo un sonido sordo. Al momento los dos tentaculos perdieron fuerza, y una mancha de sangre surgia del sucia agua, al poco despues emergia lo que parecia una especie de pulpo, en el torso del animal sobresalian la mitad de los dos pivotes de Gulthar. Este muchacho no deja de sorprenderme, se que soy un excelente guerrero y un maestro de la espada y el escudo, pero el escuchar los engranajes de la ballesta de Spa en medio de un combate es tranquilizador para mi, y se que Gulthar, el de la vista aguda, me cubre.

Despues de ese digamos momentaneo combate, continuamos con el plan. Una vez congelado el colector, empezamos a preparar a Gulthar, pues la distancia a recorrer era enorme, quizas demasiado incluso para el. Usamos hierbas, sortilegios para facilitarle la vista y la carrera, y sobre todo mucha fe y esperanza.

De lo ocurrido a continuacion solo el lo sabe, excepto vagos comentarios de Gulthar, aunque una vez que hizo de cebo, solo pensaba en correr como nunca lo hizo. La espera se nos hizo eterna a todos, con la angustia de saber en que condiciones se encontraba nuestro amigo, Adrahil permanecia en una esquina cercana para ver cuando Gulthar venia. Despues de unos minutos, llego a la estancia Adrahil y se preparo, al poco despues un Gulthar extenuado llego, pocas veces he visto asi a nuestro amigo, nada mas llego se inclino y empezo a respirar, dando grandes bocanadas de aire, estaba sin aliento y casi se desmayo, pero unas hierbas le hizo recuperar fuerzas y enfrentarse a nuestro adversario.

Una criatura de la noche, un espectro de gran poder y fuerza llego detras de el, Gulthar incluso le saco cierta ventaja. Al momento empezo el combate, mucho se especulo sobre el combate, la naturaleza de la criatura y la posible retirada, pero la fuerza que guia mi brazo hizo mella en nuestro adversario, y el combate se inclino hacia los usulunis. Viendo nuestra victoria, bajamos un poco la guardia, craso error pues un segundo espectro penetro en la sala y nos ataco por sorpresa, pero una vez en el combate tampoco fue adversario para nuestros golpes,y asi ocurrio con el tercer guardian. Los usulunis, acabaron con los tres guardianes de Lond Daer, usando lo que mejor saben usar, la estrategia.

Gulthar dio buena cuenta de sus excasas pertenencias, mas bien por despecho que por necesidad. Y una vez recuperados….continuamos con la exploracion, sin saber que esta estaba llegando a su fin, y que pronto descubririamos nuestro tesoro y algo mas, el engaño de los khazad.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: